La calidad del aire en el interior de su casa puede verse afectada por la ventilación, el polvo, emanaciones de los distintos productos que se usa en la casa y el humo. Para asegurarse de que el aire dentro de su casa sea limpio y saludable, siga estos sencillos consejos:

Revise los conductos del aire acondicionado

  • Fíjese si hay polvo acumulado alrededor de las salidas del aire de su casa, ya que esto usualmente indica que hay escapes en los conductos.
  • El arreglar los escapes de los conductos, ayuda a mejorar la calidad del aire, ya que entrará menos tierra y polvo a través de los huecos que haya en el sistema de conductos.
  • Concierte una cita con FPL para realizar una inspección de los conductos para determinar si tiene escapes en los conductos que le están costando dinero.

Proteja la calidad de su aire

  • No guarde productos de limpieza en el mismo lugar donde se encuentra su unidad interior de aire acondicionado, ya que las emanaciones de estos productos pudieran circular por toda la casa. No opere una chimenea que usa leña al mismo tiempo que su sistema de aire acondicionado o calefacción central.
  • Evite usar extractores de aire (como el de su cocina) cuando su chimenea esté funcionando, porque pueden halar el humo u otros contaminantes del fuego dentro de la casa.
  • Si su casa tiene algún equipo de gas o una chimenea que consume gas o leña, instale un detector de monóxido de carbono.